+1 786 317 4555 info@hlusick.com
Cómo debe ser un sitio web e-commerce
4.9 (97.78%) 9 vote[s]

Un sitio web e-commerce puede ser lo que tu empresa necesita. Estos son cada vez más comunes y variados en su objetivo y tipos de productos.

La mayoría de las personas conocen a Amazon, quien ha estado vendiendo en línea desde 1996.

Pero hoy en día existen hasta sitios web e-commerce que venden piezas de arte acerca de pollos.

Así que, si produces o vendes algo, es bastante probable que necesites tener un sitio web e-commerce para esos productos.

Factores básicos para un sitio web e-commerce

Los principios básicos de un sitio web e-commerce guardan relación con los de las tiendas físicas.

Conocer un poco acerca de cómo se ordenan los productos en una tienda física, y las facilidades que deben darse a los clientes para encontrar los productos y pagar, puede ser de ayuda para definir tu sitio web e-commerce.

Facilita las búsquedas

Una condición casi imprescindible para un e-commerce es que facilite las búsquedas de productos.

Para eso, es normal que haya una caja de búsqueda de productos en el encabezado del sitio web.

Ese es el mejor lugar para ubicarlo, pues podría desplegarse en cualquier página que se visite dentro del sitio web.

Si no se puede, o se decide no ubicarlo allí, la siguiente opción sería una barra lateral.

Ahora bien, no colocar una caja de búsqueda de productos o colocarla de manera que no sea obvia, limitará muchísimo que tus clientes encuentren lo que buscan y puedan comprarlo.

Genera confianza

El siguiente factor básico es que el sitio web genere confianza.

Esto es especialmente cierto en el caso de los sitios web e-commerce, pues la gente no colocará los datos de su tarjeta de crédito si no se sienten seguros.

Lo primero que debes hacer es que el servidor tenga un certificado de seguridad SSL. Este se representa con el candado verde que se ve al lado del nombre.

El objetivo de este certificado es que la comunicación entre el dispositivo que este visitando tu sitio web y tú servidor sea cifrada, evitando así que sea obtenida por hackers.

Otros elementos que generan confianza en los clientes es que tu teléfono y correo electrónico estén publicados muy claramente en el encabezado de tu sitio web.

Que tengas un chat online sería de mucha utilidad para ayudar a los clientes con las preguntas que puedan tener antes de comprar y durante el proceso de venta.

Debes publicar en tu sitio web una página que explique las condiciones de venta, o las garantías que tendrían los compradores. Dejar claro las normas que has establecido en tu e-commerce.

La política de privacidad, términos y condiciones, y demás páginas de tipo legal que sean necesarias según la legislación de tu país, también deben ser incluidas.

Clasifica tus productos

¿Te has fijado que los productos en un supermercado están ordenados por pasillos? Así, la gente sabe casi instintivamente donde buscar lo que desean comprar.

De igual modo, los productos que tengas en tu sitio web e-commerce deben estar organizados por categorías.

Si tienes productos de más de una marca, la marca debe ser otro factor de clasificación.

Además, en algunos CMS, como WordPress (que usa el plugin WooCommerce) es posible usar etiquetas para agrupar productos.

Para ejemplificarlo, supongamos que tienes un e-commerce de ropa casual.

Unas categorías básicas podrían ser “Damas”, “Caballeros”, “Chicas”, “Chicos” y “Niños”. Así podrías categorizar los productos por a quien van dirigidos.

Otras categorías podrían ser “Camisas”, “Blusas” “Pantalones”, “Faldas”, etc. Con esto distingues por tipo de prenda.

En esta clase de productos, en particular, la marca suele ser muy importante. Así qué hay que indicar la marca de cada uno de los productos.

Ahora bien, las etiquetas podrían usarse para aspectos de menor relevancia en los productos.

Siguiendo el ejemplo, unas etiquetas podrían ser “rayas” o “cuadros”. Así los clientes podrían encontrar solo las prendas de rayas o de cuadros, sin importar su marca o categoría.

Diseña el sitio web según el público

En particular en los sitios web e-commerce los usuarios deben sentirse cómodos. Esto solo puede lograrse mediante un excelente diseño y experiencia de uso.

Está claro que ningún sitio web e-commerce está dirigido “a todo el mundo”.

Más bien, tal como en determinadas tiendas hay determinados clientes, asimismo a tu web llegaran y compraran solo los clientes que atraigas y que busquen tus productos.

Por ejemplo, en un e-commerce que venda accesorios para jovencitas, no habrá muchos clientes masculinos de mediana edad (a excepción de algún padre buscando un regalo para su hija).

Pero aún así diseñamos para lo probable, no para lo posible.

Entonces, según el público al que te diriges, debe hacerse un diseño que agrade.

Estos elementos de diseño y experiencia de usuario determinarán el tipo de letra o fuente que se usará, los colores, imágenes, iconos, lenguaje, etc.

Así que realmente es muy importante definir con claridad el público específico al que se desea llegar mucho antes de comenzar a diseñar.

La página de inicio

La página de inicio de un sitio web e-commerce debe servir para fijar su personalidad y dejar claro que puede conseguirse allí.

Debe realzar el producto o los productos clave que tenga a la venta, y dar a conocer las categorías de productos del inventario.

En los sitios web e-commerce puede hacerse eso mediante una imagen héroe o un slider que se vea apenas se abra la página, justo debajo del menú.

A continuación se pueden colocar banners de las categorías de productos, en orden de importancia.

Algunas ofertas especiales, temporales o dirigidas a un público específico pueden seguir.

Agrupa los productos

Es posible también agrupar los productos en algunas asociaciones que puedan llamar la atención de los clientes, y presentar una selección de esos en la página de inicio.

Como ejemplo, se puede hacer que algunos productos sean destacados. Al asignarles ese valor, podemos hacer que resalten en el sitio web.

Estos pueden resultar interesantes para los clientes nuevos.

Otro grupo puede ser los nuevos productos. Por la fecha en que fueron agregados al inventario, estos pueden ser detectados por el sistema.

Estos productos pueden ser del interés de los clientes frecuentes, que suelen buscar las novedades para seguir comprando.

Los productos mejor valorados son otra agrupación que puede desplegarse en la página de inicio.

Para quien sea que los vea, el hecho de que sean los mejores valorados por otros clientes, es una garantía de que son buenos y vale la pena comprarlos.

Finalmente se puede indicar cuáles son los productos en oferta. Aunque se cambie los productos específicos, es bueno tener siempre productos en oferta.

Hay clientes a los que solo les interesa los productos en oferta. Pero entonces, después de captar su atención, puede que vean que necesitan otro producto que tenemos a la venta.

Dado que el sitio web es un e-commerce, es apropiado colocar todos estos banners y grupos de productos en la página de inicio.

Si algún producto cae en 2 de estas agrupaciones, pues ¡que así sea!

Por ejemplo, un producto destacado podría ser también uno de los mejor valorados. Eso con certeza hará que se venda más.

La oferta especial y la promesa

Todo sitio web e-commerce debe ofrecer algo más que solo sus productos para atraer más clientes y promover sus ventas. A esto podemos llamar la oferta especial.

Algunas opciones serían ofrecer cupones, descuentos, envíos gratis, envios exprés o algo por el estilo, después de una compra de cierto monto.

Eso anima a los clientes a comprar más de ese monto.

Además, debe haber algo en lo que se distingan, algo tangible que puedan ofrecer a sus clientes. Esto sería la promesa.

Algunas promesas podrían ser el mejor servicio posventa, garantía de por vida, entrenamiento, la mejor calidad, etc.

A manera de ejemplo, a los clientes que nos encargan hacer su sitio web, nosotros le damos 3 meses gratis del plan básico (valorado en $147) para hacer ajustes a su página, aunque esta haya sido lanzada a la semana de haber contratado nuestros servicios.

Con esa promesa que hacemos, los clientes se pueden sentir seguros que nos los abandonaremos apenas este listo su sitio web.

Es bueno que pienses cuidadosamente que podrías ofrecer como tú oferta especial y tu promesa, pues los clientes de seguro la harán valer.

La página de categoría de producto

Es normal que, una vez en tu página web, un cliente quiera revisar el inventario de solo una categoría de productos.

Supongamos que tienes un e-commerce de bebidas. Unas categorías básicas serían “Alcohólicas” y “No Alcohólicas”.

Pero dentro de esas categorías hay muchas otras posibles. Otras podrían ser “Cervezas”, “Vinos”, “Whiskys”, “Ginebras”, etc.

Pues bien, para que un cliente pueda ver solo las cervezas, podrías crear una página de categorías de producto.

De esta manera la página donde se vean las cervezas podría tener un diseño y unos banners diferentes a lo que se vería en la página de los vinos.

Esto sería apropiado pues el público que busca cerveza generalmente es diferente del que busca vinos.

Así, tu diseño, lenguaje, y publicidad podría variar. Sería ideal hacer esto para cada categoría de productos.

La página de un producto

La página particular de un producto es quizás de las más vistas de tu sitio web.

Es bastante probable que un usuario haya llegado directamente allí desde Google u otro buscador, y no haya visto nunca tu sitio.

Así que, si tienes alguna información que todos tus clientes deban conocer, no la coloques solo en la página de inicio, sino en todo el sitio por igual.

¿Estás listo(a) para tener tu propio sitio web?

El estándar general

Amazon ha fijado un estándar que es mejor seguir a la hora de mostrar los productos, quizás con diferencias leves por causa de tu diseño particular.

Los usuarios esperan ver la foto del producto a la izquierda de la página, y si tienes más fotos del producto (lo cual sería óptimo) estas deberían verse en miniatura a la izquierda, derecha o por debajo de la foto principal.

Resulta muy útil que haya una barra a la izquierda que ayude a hacer búsquedas, filtrar productos, ver categorías, otros productos que haya visto antes, etc.

A la derecha de la página debe haber información acerca del producto. Lo principal es el nombre del producto.

El nombre del producto

Lo que debe conformar el nombre del producto varía según el tipo, pero básicamente cualquier persona debe ser capaz de saber o poder distinguir a ese producto particular de cualquier otro parecido al leer su nombre.

Por ejemplo, si vendes repuestos o recambios para autos o coches, el nombre debe incluir lo que es la pieza, marca, modelo, año, versión, y algún otro detalle que lo distinga, si lo hubiera.

Podría ser algo como: “Alternador Peugeot Partner 2016 1.6 4 cilindros gasolina”.

La condición del producto (nuevo o usado) no necesariamente debe ir en el nombre, pues con mucha frecuencia los sitios web venden solo productos de una condición. Es decir, o venden solo productos nuevos, o solo productos usados.

Las fotos del producto

Las fotos del producto son de suprema importancia. Es la única manera que tienen tus clientes de ver la mercancía antes de comprarla.

Es bueno que las fotos estén bien enfocadas, sean de excelente resolución, suficiente tamaño (al menos 600×600 pixeles), ligeras (si es posible menos de 100 Kb por foto) y libres de distracciones.

Muchos sitios web e-commerce hacen sus fotos con fondo blanco o negro, según convenga por el color del producto.

Las joyas y los productos de tamaño pequeño, en particular, deben tener excelentes fotos. Si es posible con elementos que ayuden a percibir bien su tamaño y como se verían.

Para explicarlo: una de las fotos de una pulsera debería ser la muñeca de una joven usando la pulsera.

La descripción del producto

Debajo del nombre del producto se coloca la descripción corta. Esta está pensada para que diga solo lo esencial del producto.

Quizás algunos números de referencia, público al que se dirige, cantidades en las que se vende, etc. podrían ir en este apartado.

Debajo de la descripción corta debe estar el botón para añadir al carrito. Con esto comienza el proceso de venta.

Ese botón debe ser grande y evidente, que corresponda al diseño del sitio web. Se ha comprobado que es mejor que diga “Añadir al carrito” a que diga “Comprar”.

Debajo de estos elementos claves, va la descripción larga del producto. Aquí puedes extenderte tanto como quieras para explicar las bondades de tu producto.

Aun cuando la gente no lo lea, ese texto sirve para SEO.

Explica absolutamente todo lo que puedas acerca de tu producto. Piensa que es un cliente que ha llegado a tu tienda, solo que tú no puedes hablarle. Entonces le dejas escrito lo que necesita saber acerca del producto.

Las reseñas

Las reseñas de los cliente se suelen colocar debajo o a un lado de la descripción larga. A estos los clientes le prestan más atención.

Eso significa que tu labor no termina al publicar tu productos, sino que te conviene obtener algunas buenas reseñas de parte de los clientes.

Para eso trata de comunicarte con algunos que te hayan comprado. O quizás ofrece un descuento a cambio de una reseña.

Lo cierto es que la gente le da más valor a lo que piensan sus pares, otros clientes, que a lo que dices tú, el que vende un producto. ¿Acaso tú no lo harías igual?

El proceso de venta

Tomar la decisión de añadir un producto al carrito no es rápido ni fácil. Entonces no quieres que la gente se arrepienta de comprar pues tu proceso de compra es muy complicado.

Así que esfuérzate por qué el proceso sea súper fácil y amigable. Pide de tus cliente solo los datos que estrictamente necesitas.

Por regla general, cuando un cliente ha terminado de comprar los productos que quiere, los busca en el carrito.

De allí pasa a finalizar compra, que es similar a estar en la caja de una tienda. Allí puede ver los productos que está comprando y las cantidades de cada uno.

Al aceptar eso, pasa a pagar. Esta es la parte más delicada, pues es donde se efectúa la operación monetaria.

Si es positivo el resultado, debe ir a una página de agradecimiento, donde le explica al cliente cuando y como recibirá sus compras.

Así mismo, se ha creado ese cliente en tu sitio web para que pueda volver a comprar más fácilmente en el futuro.

Ahora el trabajo lo tienes tú, en confirmar que todo está bien y hacer el envío.

Los medios de pago

Los sitios web e-commerce están entre los más delicados que existen pues la gente efectúa transacciones monetarias en ellos.

Los medios de pagos que escojas podrían hacer que algunos clientes se decidan a comprar o no.

Un método de pago mundialmente famoso es PayPal. Es sinónimo de confianza para muchas personas.

Otro que ha cobrado popularidad últimamente es Stripe.

Algunos países tienen métodos de pagos particulares para su moneda.

Una buena idea sería activar varios métodos de pago, y que sea el cliente el que decida con cuál desea pagar.

No hay ningún problema en que en tu sitio web e-commerce se pueda pagar con PayPal, Stripe y alguna otra pasarela de pago local.

El envío

Una vez que se ha concretado la venta, si tu producto es físico, debes hacer el envío.

Si no lo das gratis, es ideal cargar el envío al cliente durante la compra, en lugar de que sea una sorpresa para este cuando le llegue la mercancía.

Dependiendo del país, hay medios de que, sabiendo el peso, medidas y valor de una mercancía, se pueda calcular el envío.

Si no lo incluyes de manera gratuita y no tienes forma de calcularlo para cobrarlo, debes dejar claro que el precio del envío no está incluido y que no depende de ti, sino de la empresa transportista.

Promueve tu sitio web e-commerce

Una vez que tu sitio web está diseñado, y has cargado tu inventario, estás listo para recibir a tus clientes.

El asunto es que ellos no te conocen.

Entonces no debes limitarte en técnicas de promoción. Cualquier estrategia de marketing que uses para dar a conocer tu sitio web e-commerce será de ayuda.

Puedes usar anuncios en redes sociales, en Google, Bing, u otros sitios web.

Si tienes una tienda física, pon letreros para que tus clientes vean que ahora también te pueden comprar en línea.

Por el sistema de altavoces de la tienda también lo puedes dar a conocer.

Cualquier medio que uses para obtener clientes estará bien. Pero tu mayor esfuerzo debe venir cuando ya alguien se ha hecho tu cliente.

Es muchísimo más fácil volver a venderle a alguien que ya te ha comprado que vender por primera vez a un desconocido.

Así que mantén informados a tu clientes acerca de novedades, ofertas, descuentos, etc.

¿Estás listo(a) para tener tu propio sitio web?

Cuenta con Hlusick para crear tu sitio web e-commerce

Todos estos detalles acerca de cómo deben ser los sitios web e-commerce que compartimos en este artículo provienen de los estudios que se han hecho y la experiencia que hemos obtenido al hacerlos para muchos clientes por algunos años.

Será un placer usar todo ese conocimiento y práctica para hacer el tuyo también. Eres libre de contactarnos para que hablemos de tu proyecto.

Pin It on Pinterest

Share This